El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

¡Urgente! Convocamos Papás Noel

Ramón Amaya, que durante Navidad entrega regalos en distintos barrios, quiere recorrer toda la ciudad; para ello, requiere colaboradores.

Hace treinta años que Ramón Amaya es empleado del Correo Argentino; empresa a la que también se incorporaron sus hijos. Además de su pasión futbolera y la lealtad con la que desempeña su oficio, en Nochebuena, Ramón y su familia visitan los barrios de la ciudad para entregar regalos a los niños.

Vestido de Papá Noel, a bordo de una motocicleta repleta de bolsas con golosinas, dibuja una sonrisa en el rostro a los pequeños habitantes de Villa Carlos Paz compartiendo un poco de su espíritu navideño y solidario.

En los inicios de este emprendimiento, hace ya seis años, la familia Amaya repartía obsequios en el sector donde vive -Las Malvinas-; progresivamente fue ampliándose el radio de acción. Desde aquel entonces, el cometido no paró de crecer. En el 2016 concurrió a doce barrios, y confiesa que para este 2017 prevé cubrir la totalidad del territorio municipal.

SE SOLICITA GENTE DE BUENA VOLUNTAD. “Voy a necesitar la colaboración de más gente, es decir, más Papás Noel que ayuden, porque los niños se ilusionan con verlo y sacarse una foto”, advierte mientras comienza con los preparativos de esa jornada que llegará en poco más de un mes. Enfatizó que las contribuciones económicas son importantes y serán bienvenidas; pero insistió: “Lo que más necesito es gente que esté dispuesta a mantener la ilusión de los chicos, porque es muy lindo para todos”.

Generalmente, Ramón se encarga de reunir los elementos; muchos entregan dinero en efectivo para que vaya a un comercio mayorista a comprar las golosinas: “Prefiero el dinero, porque en una oportunidad habían donado bolsas de caramelos, pero eran muy duros para los chicos y no gustaban; de esta forma me aseguro de buscar aquellos que sean bien masticables y de variedad. También solicito la factura para demostrar en qué se usó el dinero”, aclara con precisión.

Todos los años, cerca de las 18 del 24 de diciembre enciende el motor y empieza un recorrido que se extiende por alrededor de tres horas en las que agasaja a cada niño con un alfajor, un turrón, caramelos, chocolates y tutucas. “La intención de esto es que ese día el niño tenga una especie de sorpresa, una bolsita con cinco golosinas para que puedan disfrutar. No entregamos juguetes porque por ahí dejás disconforme a alguno”, aclaró.

El Papá Noel carlospacense comentó que hay zonas en las que ya conocen el itinerario y saben a qué hora llegará, por lo que acomodan a los chicos en fila para que sea más fácil, rápido y así pueda cumplir con los otros sitios.

De la iniciativa participa uno de los hijos, que va sacando fotos en una moto para luego compartirlas con quienes ayudaron; también la esposa de Ramón que, junto a otro hijo y un nieto van reponiendo el costal con los dulces.

Para colaborar con donaciones y ayudar con la tarea contactarse al 03541-15528266.

Compartir en tu red social

Comentar esta nota