El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Situación de calle: Por problemas psiquiátricos y adicciones

Isabel Schoj, directora de Desarrollo Social y Educación, reconoce la existencia de personas viviendo en las arterias citadinas, y sostiene que muchos “atraviesan hábitos tóxicos o enfermedades mentales y no quieren hacer un tratamiento”.

“Hay personas en situación de calle como en todas las ciudades y países del mundo” sostuvo la directora de Desarrollo Social y Educación, Isabel Schoj, al ser consultada por un flagelo que como ella bien admitió, “sensibiliza a la sociedad cuando se acerca el frío”.

En base a los registros oficiales, se trata de “personas que tienen problemas psiquiátricos y/o de adicciones; que han sido desvinculadas de sus familias justamente por estas cuestiones; que no cuentan con redes sociales para ser insertas nuevamente; y la mayoría de las veces, no quieren hacer un tratamiento”.

Con estas personas, prácticamente “no hay manera de que podamos trabajar desde el Municipio. Ahora bien, si observamos que sus conductas significan un peligro para sí mismas o para terceros, hacemos la denuncia a la Justicia: la judicialización es la única manera que contra su voluntad podemos llevarlas a algún sanatorio u hospital neuropsiquiátrico”, prosiguió.

Una vez que hacen el tratamiento correspondiente, “desde allí se emprende la reconexión con sus familias y se intenta insertarlas nuevamente en la sociedad. A veces resulta exitoso; pero no siempre ni todo el tiempo; eso depende del vínculo que une a esas personas con sus familiares en función de que serán ellos quienes tendrán que estar atentos a un montón de situaciones” que van desde la ingesta a tiempo de sus medicamentos, a que no abandonen el psicólogo, o que no vuelvan a intoxicarse.

También sucede que “están bien un tiempo y después vuelven a la situación de calle”, o que “hay nuevos seres, esporádicos, que vienen a probar suerte en la temporada y se van.

“Nosotros nos manejamos con denuncias, cuando los vecinos advierten situaciones, y hacemos rondas cada quince días en determinados lugares”, como por ejemplo Villa Domínguez, Playa Esmeralda, el Puente Uruguay y plazas céntricas, donde tiene noción el Palacio 16 de Julio que se asientan con frecuencia. “De todas maneras, ellos saben que en el Municipio pueden encontrar ayuda y cuando la necesitan, la piden”.

En todos los casos, las trabajadoras sociales se acercan a hablar y les ofrecen las alternativas que están disponibles en ese momento: alimento, asistencia económica para volver a sus lugares de origen, asistencia médica, “hasta les hemos brindado dinero para que alquilen. Por ahí nos ha dado resultado y por ahí no; sucede que no pueden mantener un trabajo cuando tienen adicciones”.

Las iglesias evangélicas “colaboran con atención personalizada” adicionó Schoj; “claro que para aquellas personas que lo aceptan, otras rechazan todo tipo de ayuda”. Por eso insiste, “que salgan de la situación de calle depende mucho de su voluntad”.

Numéricamente hablando, finalmente, la Directora indicó que en el hogar de día Rosa Astor se brindan, diariamente, diez viandas a personas sin techo; y en suma con la actividad de Villa Alegre, “habitualmente tenemos una población de 55 adultos mayores comiendo”.

Lic. Lorena Neo Romero

Compartir en tu red social

Comentar esta nota