El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Los merenderos se preparan para las fiestas

Se acercan fechas muy sensibles para la mayoría de la gente, donde la crisis económica y la soledad “calan hondo”. Atentos a esta realidad, diferentes merenderos de la ciudad y alrededores organizan actividades para las fiestas y los buenos corazones se multiplican, no solo para donar, sino también para ayudar.

“UNA OBRA DE AMOR”. Hace poco más de un año, el merendero Panza Caliente abría sus puertas: “Ese primer día nos visitaron seis mamás y veintitrés chicos, hoy asisten 250 y provienen de muchos barrios de la ciudad”, explicó Gabriela Barroso, quien con su esposo Cristian son los artífices de este lugar.

“La necesidad es terrible. Hace unos días llegó una abuela pidiendo algo para comer, porque vive sola. A veces no tenemos comida más que para la merienda; entonces voy a mi casa y traigo lo que haya para compartir”.

El merendero estará abierto la noche del 24 para celebrar la Navidad: “Será algo diferente; pero muy lindo. Es la primera vez que lo hacemos, por eso estamos pidiendo un arbolito; también solicitamos comida y bebida para esa jornada. Tiene que ser algo especial porque esta gente se merece pan dulce, garrapiñadas, turrones, verduras, carne, fruta… todo viene bien”.

“Queremos que todos se lleven un regalo, envuelto en un lindo papel y con un moño; como corresponde, como nos gustaría recibir a nosotros”.

Las donaciones se receptarán hasta el 22 de diciembre, “para preparar todo con tiempo y agasajar a quienes se lleguen esa noche; ya tenemos sesenta familias anotadas”, apuntó Gabriela.

Finalmente, destacó que “Panza Caliente es una obra de amor, y quien lo desee, puede colaborar”; por ello, “tenemos que agradecer muchísimo porque siempre nos traen ropa, calzado, alimentos no perecederos; todo es bienvenido, nos ayuda un montón. Lo que nos sostiene es el amor que damos al prójimo y que éste nos devuelve; se ha logrado una relación tan linda y estrecha con la gente que cuando alguien necesita, todos nos movilizamos para ayudarlo. Me siento muy feliz haciendo lo que hago, descubrí que tengo mucho para dar, y eso es maravilloso”.

“APRENDIMOS A VALORAR LO QUE TENEMOS”. Cecilia Aguirre y Cecilia Urquía asisten al merendero Panza Caliente con sus hijos desde el primer día: “Todos nos sentimos muy contentos aquí, disfrutamos no solo de la merienda que nos dan, sino de las actividades que realizan. Los chicos juegan, comparten y disfrutan con sus amigos, y nosotras de los talleres; ya hicimos uno de costura, otro de arreglo de uñas. Además, tenemos casa de bendición una vez por semana donde hablamos sobre la palabra de Dios.

“Nos enteramos del merendero a través de unos folletos que repartieron. Cuando llegamos éramos muy tímidas; pero nos gustó, y enseguida entramos en confianza; se armó una linda familia”.

Sus esposos trabajan, uno es jardinero y el otro changarín. Una de ellas limpia viviendas y la otra es ama de casa: “En el merendero aprendimos a valorar lo poquito o mucho que tenemos, ha cambiado nuestra vida y la forma de pensar.

“Ahora nos relacionamos mejor con la gente, aprendimos a hablarles a nuestros hijos y no gritarles, a respetarnos mutuamente. Actualmente venimos un grupo de vecinas del barrio, y más allá de compartir un buen momento, ayudamos a Cristian y a Gabriela que son muy buenas personas, estamos muy agradecidas por todo lo que nos brindan”.

SOLECITOS NARANJAS: SIEMPRE PRESENTE. Desde hace varios años, Silvia Suárez y su esposo atienden el merendero Solecitos Naranja. Primero fue en un sector de su casa, y luego construyeron un salón más grande donde, no solo sirven la merienda, sino que dictan talleres a los cuales concurren niños y adolescentes buscando contención y apoyo escolar.

El pasado sábado 1º realizaron la fiesta de fin de ciclo 2018, a la que “asistieron cien niños. Se entregaron juguetes, una caja de leche, golosinas, sándwiches, nos visitó el muñeco Pluto, los chicos jugaron y se divirtieron mucho”. Las actividades reiniciarán en marzo: “El 1º se abren las inscripciones y el 4 comienza nuevamente el merendero”; sin embargo, “los viernes de enero y febrero entregaremos pan y leche a los niños que más lo necesitan”, explicó Silvia.

Asimismo, agradeció “a aquellas personas que colaboran en el merendero; a los negocios y particulares que nos donan alimentos y regalos”.

EL FANTASIO. Carolina Onino es una de las responsables de este merendero, que se ha caracterizado por atender los reclamos de calzado, que se han multiplicado. Si bien todavía no tienen nada confirmado, la intención es hacer una actividad para las fiestas: “Por ahora, estamos preparando unos bolsones navideños para que los chicos se lleven a sus hogares. Recibimos todo aquello que te gustaría tener a vos (pan dulce, turrones, budines o confites); los festejos se aproximan y todos merecen tener algo rico en su mesa”. Por informes, comunicarse con Carolina (03541-15382212), Raúl (03541-15651279); o dirigirse a la sede del centro vecinal los sábados por la mañana de 9 a 11.30.

MERECEN CRECER EN PAZ. El hogar diurno de Villa García (Tanti) está organizando un pesebre viviente para el sábado 22 de diciembre en su sede ubicada en calle Humahuaca 268, barrio Los Chañares. “También armaremos un bolsón navideño para treinta familias; el mismo contendrá pan dulce, sidra sin alcohol, turrón, garrapiñada y budín. Quienes puedan colaborar, deben comunicarse al (03541) 15544067”, explicó César Albarracín.

MERENDERO ESTANCIA VIEJA. El sábado 15 de diciembre, de 17 a 19, el merendero ubicado en Ameghino esquina Brown, llevará a cabo el cierre de sus actividades. Para efectuar donaciones, deben comunicarse con Viviana Videla al 0351-152757527.

Silvia Garrigós

Compartir en tu red social

Comentar esta nota