El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

La piel y el sol: Cómo gozar del verano preservando la salud

«En la época estival, las radiaciones solares suelen producir diversas lesiones en la piel. Éstas pueden ser de aparición rápida como quemaduras solares y alergias; o tardía como manchas oscuras, arrugas y cáncer de piel», explicó la médica dermatóloga Verónica Gallerano.

El verano está en todo su esplendor, mucha gente disfruta de las altas temperaturas y el contacto que éstas les permiten con la arena y el agua. Al ser una ciudad turística y poseer espacios naturales atractivos, Villa Carlos Paz se convierte en el lugar propicio para llevar una vida al aire libre a tiempo completo. Pero, si no se toman los recaudos necesarios, esto puede traer ciertos inconvenientes, sobre todo para los alérgicos al sol.
la_piel_y_el_sol_1Entregarse a febo se considera un hábito saludable, pero un exceso en determinados tipos de piel provoca problemas como quemaduras solares, arrugas, pigmentaciones, cambios de la textura de la epidermis, y lo que es más temido: cáncer de piel.
La radiación solar se compone de una fracción visible y otra invisible de la luz. Esta última, representada por los rayos ultravioleta A (UVA) y B (UVB) es la causante de la mayoría de las dolencias de piel.
Los rayos ultravioleta son más intensos y peligrosos en verano, en zonas próximas al ecuador, y en grandes altitudes. También pueden tener una intensidad significativa en los días nublados, ya que es sabido que nos podemos quemar en una jornada donde las nubes son protagonistas.
«El Bamba» dialogó acerca de este tema con la médica dermatóloga Verónica Gallerano (MP 25629/8), quien actualmente trabaja en el Instituto Modelo de Cardiología y en el Hospital Córdoba.
«En la época estival, las radiaciones solares producen diversas lesiones en la piel. Éstas pueden ser de aparición rápida como quemaduras solares y alergias (eccemas, urticaria) o tardía como manchas oscuras, arrugas y cáncer, entre otras. También -bajo estas circunstancias- suelen exacerbarse enfermedades de la piel que si bien no son originadas por la radiación ultravioleta, empeoran por la exposición al sol».

Fotodermatosis
la_piel_y_el_sol_2La profesional explicó que las afecciones provocadas por una excesiva exposición al sol se llaman fotodermatosis, aunque también se las denomina dermatosis fotoalergénica o alteraciones fotoalergénicas. «Algunos medicamentos, ciertas plantas, perfumes, cosméticos, cremas en contacto con la piel, más la exposición solar pueden producir en personas llamadas atópicas, o sea predispuestas a las alergias de la piel, distintas reacciones».
Durante el período estival, muchos no solo deben cuidarse del sol sino también del agua en el cual se bañan: «El cloro y los químicos que se aplica a las piletas y ciertas plantas y algas de ríos y lagos pueden producir reacciones adversas.
«Este tipo de alergias, por lo general se resuelven con tratamiento médico y evitando el contacto que las originó. Pueden durar horas, días o semanas dependiendo del agente causante, el tiempo que estuvo la piel expuesta al irritante, la extensión de la piel dañada y la predisposición innata a las alergias».

Enemigo íntimo: la elección del protector solar
Muchas veces pensamos que usando el factor adecuado de protector solar en el horario estipulado estamos protegidos, pero no siempre es así: «Si bien la pantalla o el protector solar ayudan a la hora de prevenir el efecto directo del sol, hay que tener sumo cuidado cuando se realiza la selección del mismo.
«Algunos componentes de las cremas protectoras pueden producir reacciones alérgicas en la piel de personas atópicas. Por eso se debe hacer una buena elección de la crema fotoprotectora para evitar dañar la piel; esto se logra sabiendo a qué sustancias se es alérgico».

Ante cualquier duda, consulte a su médico
Gallerano explicó además que «algunas plantas pueden producir fototoxicidad por acción tópica; esto se denomina fitofotodermatosis, y es frecuente por el contacto con ruda, higuera, cítricos, pasto, jarilla, perejil e hinojo, entre otras». Sin embargo, remarcó que «para su aparición es necesaria la acción solar».
Por último la especialista indicó que «las alergias de la piel pueden manifestarse con eritema (enrojecimiento de la piel), prurito, vesículas, ampollas, ronchas, escamas y costras. Ante estos síntomas se recomienda evitar la exposición solar y consultar a un dermatólogo para el tratamiento adecuado».
El sol es una gran fuente de energía e imprescindible para la vida, por eso debemos aprender a convivir con él y exponernos en las horas menos nocivas y de la manera adecuada.
«Es necesario evitar el sol entre las 10 y las 16. Buscar la sombra, utilizar sombrero, anteojos y ropa liviana. Usar en forma habitual cremas protectoras solares y renovarlas cada dos horas», sentenció.

Silvia Garrigós

 

Compartir en tu red social

Comentar esta nota