El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

La Murga de la “Chili”: Al compás de la alegría

Hoy, viernes 14 de diciembre, el Centro de Día Enlaces despide el año a todo color, ya que se presentará la murga integrada por jóvenes y adultos con necesidades especiales, tanto físicas como cognitivas, que asisten a este espacio recreativo que abrió sus puertas en el 2017.

El grupo musical se llama La Murga de la “Chili” porque una de las integrantes es fanática de la Chilindrina, y cuando se sometió a votación, por mayoría fue aprobado.
La profesora de música Alejandra Carignano y la psicomotricista Paula Leoni, son las responsables del desarrollo de esta propuesta. “Este año, en Enlaces también se hizo teatro, arte, educación física, huerta, música, y se trabajó la psicomotricidad desde las diferentes áreas. Con respecto al taller de murga, a fines del 2017 ya tenía pensado hacerlo; pero como estaba sola y surgió un proyecto de peña, fue postergado. En julio, con la ayuda de Paula pudimos concretarlo”, explicó Alejandra.

PRIMERO FUE LA PEÑA. La política del Centro de Día es que todas las actividades se consensuen con los asistentes: “Se hace lo que más les gusta; por ejemplo, uno de los chicos que tiene síndrome de Down propuso hacer folklore, así surgió la idea de la peña; y con el tiempo se fueron incorporando más personas.
“Empezamos aprendiendo a bailar y cantar chacarera y gato; después nos reunimos con chicos que tienen grupos folklóricos para aprender otras canciones.
“Cuando hicimos la peña, en un centro vecinal de Carlos Paz, hubo mucha gente invitada, folkloristas y familiares de los chicos que participaron. Fue una gran experiencia y la antesala de la murga”.

“LA MÚSICA ES TERAPIA”. Jóvenes y adultos estaban muy entusiasmados, y definir la canción que interpretarán llevó su tiempo: “Teníamos dos opciones, y democráticamente se eligió ‘La vida es un Carnaval’, de Celia Cruz. Siempre recalco que es una murga en construcción; desde la psicomotricidad se ayuda mucho con el baile para que puedan mover el cuerpo. También, hay un trabajo vocal importante.
“Desde el año pasado venimos confeccionando algunos instrumentos, y hace unos meses se hizo una jornada donde se concretó una exposición y los chicos pudieron venderlos”.

-¿De qué material los fabricaron?
“Se hicieron reciclando latitas de arveja; con envases de leche en polvo, los tambores. A las botellitas de gaseosa las partimos al medio e hicimos unas maracas.
“Lo que más les gustó hacer fue un instrumento con dos cucharitas descartables; en el medio colocamos un huevito kínder al que rellenamos con distintas semillas para que ellos pudieran darse cuenta de la diferencia del sonido.
“Por supuesto que todo fue mérito de los chicos; nosotros solo servíamos de ayuda y guía. Por falta de tiempo nos quedó pendiente hacer unos redoblantes con tachos de pintura; seguro que en breve lo concretaremos”.

-¿Por qué pensó en una murga, desde el lado terapéutico?
“Pienso que la música es toda una terapia, y por lo que capté y viví en la peña, cómo se pudieron expresar, cómo les gustó, cómo la vivieron, es que decidí conformar una murga. Tiene más movimiento, es más alegre, y creo que lo importante es la capacidad de comunicación que podemos llegar a tener a través del cuerpo, de la música, de la palabra.
“Asimismo, se trabaja mucho en grupo, y eso también está bueno para fortalecerse de manera individual, y para que crezca el vínculo que se genera. Estos chicos tienen conflictos como todos, y más allá de la música, abordo muchos otros aspectos porque soy acompañante terapéutica, y estoy muy pendiente de ellos para que puedan relacionarse de la mejor manera posible, respetando a los demás y ayudándose cuando las cosas no salen tan bien. Eso se traslada a la murga y los resultados son sorprendentes”.

FAMILIA, PILAR FUNDAMENTAL. La familia y su apoyo son fundamentales: “Siempre pedimos ayuda a los familiares de los asistentes al Centro, y colaboran mucho. Eso a ellos les encanta; si bien se ponen un poco nerviosos, intento calmar esa ansiedad y voy incentivándolos.
“Cuando organizo actividades con ellos siento felicidad plena, porque ver que van sorteando obstáculos y no se detienen es admirable, y un aliciente para muchas personas que están atravesando cuestiones similares y no se animan a probar que ellos pueden”.

MURGA Y CANTO. Esta tarde, a partir de las 19:30, en el Centro de Día Enlaces, ubicado en calle Lincoln 168, no solo actuará la murga, también habrá una obra de títeres coordinada con los profesores de teatro y arte. “Los chicos me pidieron cantar ‘Zamba para olvidarte’ que se la saben muy bien y les encanta”, anticipó Alejandra.

Silvia Garrigós

Compartir en tu red social

Comentar esta nota