El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Instituto Cristo Obrero: “Mejorar permanentemente”

Tal como lo señalamos la semana pasada, el Instituto Parroquial Industrial Cristo Obrero incorporará la Tecnicatura en Programación para su oferta académica del 2019. Pero las novedades no terminan allí.

Según comentó su director, Emilio Espíndola, la institución firmó un convenio con la Universidad Nacional de Córdoba: “En este tiempo, entregamos unas microturbinas desarrolladas al cien por ciento en los talleres de la escuela, orientados con los planos que nos dieron de la UNC. La idea es construir otro modelo igual o modificar algunos detalles para instalar en la montaña y generar electricidad. El objetivo es conseguir energía renovable, que es lo que más estamos deseando a nivel planeta ante tantos riesgos climatológicos. Hay que buscar fuentes de energía renovables, y por esa razón, estamos trabajando junto con el laboratorio de Ciencias Exactas para desarrollar todos estos proyectos”.

En ese aspecto, Espíndola subrayó que “se busca que los chicos tomen conciencia del impacto ambiental”. Finalmente, estas iniciativas “serán presentados a fin de año en un Congreso en Buenos Aires”, resaltó.

EL ENTUSIASMO DE LOS ESTUDIANTES. A través del Programa Nacional de Compactación (PRONACOM) del Ministerio de Seguridad de la Nación, fueron donadas cuatro motos cero kilómetro a la escuela: “Es material que está confiscado por alguna irregularidad y que ha quedado incautado. En muchos casos se destruye; pero en otros se entrega a instituciones para que le den un buen uso, y de paso los alumnos aprenden.

“Antes, solamente teníamos piezas de automotor; así que tuvimos que capacitar a siete docentes del Área de Taller para que adquirieran conocimientos de motores de motos”, comentó.

Además, también se compró un scanner “para estar más actualizados en el diagnóstico de los vehículos; ya tenemos más de tres mil modelos cargados y los chicos están trabajando con mucho entusiasmo”.

DIVERSAS OBRAS. En cuanto al aspecto edilicio, se han llevado a cabo una serie de refacciones “en las oficinas y construimos un corredor. También estamos construyendo un salón de usos múltiples con capacidad para 130 personas y una sala de computación nueva. Cabe señalar que equipamos todas las aulas con proyectores, lo que significa un gran logro”, enfatizó.

Actualmente, el instituto alberga 610 estudiantes; de los cuales el 11 por ciento son mujeres: “Creemos que con la incorporación de la nueva orientación, el número se ampliará. Hace dos años implementamos un sistema de gestión académica que mantiene más al tanto a la familia de lo que va sucediendo en el día a día con sus hijos. Además, creo que somos la primera escuela que tiene un sistema de preinscripción online para los aspirantes a primer año. Lamentablemente, cada año tenemos que decirle que no a muchos, porque no tenemos cupos para tantos chicos”.

Espíndola lleva dos años a cargo de la dirección del colegio, y destacó que “lo conseguido es gracias al trabajo conjunto de todo el equipo directivo; hemos aunado fuerzas para seguir adelante y se notan los cambios”. Y por último agregó: “Se trata de no quedarse quieto y buscar mejorar permanentemente. Quiero mucho a esta escuela, sobre todo porque soy exalumno, y siento que se puede hacer mucho más”, finalizó.

Elizabeth Scardigno

Compartir en tu red social

Comentar esta nota