El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Ezequiel Meyer: No quedarse quieto

Después de acompañar a numerosos intérpretes, Ezequiel Meyer lanzó su primer disco solista en el 2015: “Lo presenté en el 2016 en Cocina de Culturas, de Córdoba, y de ahí surgió la Eze Meyer Band con temas propios y algunos covers de blues y rock”.

-¿Quiénes la componen?
El grupo está integrado por Cristian Espina en batería; Gabriel Abregú en bajo; Alejandro Zárate en teclado; y a veces acompaña con su saxo Franco Falco. También suele acompañar con su armónica Rubén Vanesky. Somos varios; aunque, dependiendo del show, convoco a uno o a otro; pero cuando podemos estar todos, es increíble.

-¿Cómo ha sido tu formación personal?
A los ocho años empecé a tocar el piano, a los once agarré la guitarra y desde entonces la viola me acompaña. Siempre estuve con el rock; pero en estos últimos años sumamente metido en el blues. El punto es que nunca dejé de tocar, he sido partícipe de muchas bandas incluso melódicas y populares. Un poco de todo.

-¿Por qué te inclinaste por el blues? Teniendo en cuenta que es un género bastante particular, que poca gente sabe escucharlo…
Lo mío con el blues viene de hace rato, hace muchos años lo vengo investigando más allá del lugar donde esté, porque he estado tocando en otros países. Una sumatoria de influencias y cosas vividas, conocidas, me llevó a interesarme un poco más sobre el blues y a movilizarme la sangre por ese género.
Soy nacido en Villa Carlos Paz, y sé lo que está pasando. Son olas que vienen y se van; entonces tiene mucho que ver con los lugares donde uno se presente. Ahora hay una ola muy linda de blues, hay gente muy buena tocando; en Córdoba hay una movida muy grande; se está tocando en muchos bares muy lindos de la ciudad capital, y está reviviendo un poco más.
Ahora, el rock, nunca muere; la verdad es que lugares dónde tocar siempre hay.

-Justamente, ¿considerás que hay espacios en la Villa para las bandas?
Es que, si sumamos los sitios en Carlos Paz, más los de Córdoba capital y el circuito que hay en el interior es muy bueno, con lindos lugares; solo hay que llegar hasta allá. Pero los espacios están abiertos; dentro de todo, se puede tranquilamente vivir de la banda.
Si uno habla exclusivamente de Carlos Paz, hay que evaluar qué tipo de propuesta uno tiene, qué tipo de producto uno ofrece; porque hay productos más adecuados a varios estilos, entonces, trabajo puede haber. En cuanto a poder llegar a una línea del rock, blues, funk, jazz, a lo que uno más le guste, hablando más que nada a las raíces de todo, está bueno investigar otros lugares y no quedarse quieto en uno solo.

-¿Tienen previstas algunas presentaciones?
Sí, la verdad es que afortunadamente tenemos la agenda bastante completa. En Carlos Paz generalmente nos presentamos en El Peñón y en el restaurante La Martina. Estuvimos hace poco en el Festival de Siembra en San Marcos Sierras, muy lindo; también tocamos en La Cumbre.
Por otro lado, vamos seguido a la zona de Embalse y Santa Rosa de Calamuchita.
De igual modo, trabajamos mucho los fines de semana en Carlos Paz, haciendo una linda movida, e intentando que en todos lados haya buena música.

-¿Tienen previsto otro disco?
Sí, justamente hace un mes, aproximadamente, pasé por la casa de un amigo en Rosario, Palmo Adario, un gran guitarrista; y me ofreció grabar el próximo disco en su estudio. Tenía un material más o menos armado con temas propios, bien dirigidos hacia el blues, y por supuesto mezclado con el rock. Estoy viendo de cerrarlo un poco más, y si lo encaramos antes de fin de año o directamente el próximo.
La idea es que sea un disco en crudo, grabado en vivo, todos metidos al mismo tiempo en un estudio.

Compartir en tu red social

Comentar esta nota