El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz
VM Piscinas

Interés General

Edición 727

Escribir guiones: “Solo es necesario un lápiz y papel”

12 Agosto, 2017 | 726, Interés General, Portada con 0 Comentarios

Asegura Julián Prieto, uno de los pocos guionistas que trabaja con regularidad, tanto en nuestra ciudad como en Córdoba capital.
Nació en Buenos Aires, más precisamente en Bella Vista, y vivió en Don Torcuato hasta los ocho años, momento en que arribó a Villa Carlos Paz.

¿Cómo empezaste?
Siendo un ávido lector de novelas. Como muchos de mi generación, empecé con Harry Potter; y uno de mis escritores preferidos que es Wilbur Smith. También por mi amor al teatro; de muy chico empecé a hacer talleres y a escribir mi primera novela, aún inconclusa. A partir de ahí ya no pude dejar.

¿Qué fue lo primero que hiciste?
Una obra de teatro que se llamaba “La Isla del Te Solo”, que armamos con Fede Pacher y Nico Arnold; fue desopilante, tenía cosas de Cha Cha Cha y de los Monty Python, a quienes conocí de chico gracias a películas como Los Caballeros de la Mesa Cuadrada, La vida de Brian y la serie Monty Python’s Flying Circus. Después salté a escribir junto a Mateo Puebla la serie de televisión “Mi querido Hermano”, que había nacido como una serie web, y llegó a emitirse en el canal local durante una temporada. Fue un producto increíble, y se discontinuó por una cuestión presupuestaria; no obstante, estamos trabajando para volver a ella.

Me hablás de novelas, teatro, televisión, web, ¿qué diferencia hay a la hora de escribir?
Para una novela, uno puede llevar su imaginación hasta puntos impensados, extenderse y crear lo que sea; mientras que para el teatro, el cine, o la TV, el límite es lo físico, la producción. No obstante, uno debe ser muy fiel a la idea de lo que se quiere mostrar. Para que luego el director lo tome y lo pueda llevar a escena o a la pantalla. En el teatro tenés un espacio y ese espacio debe tener todos los lugares por donde pasa tu obra, debés escribir solo dos o tres escenarios para que no sea tan costoso; el cine te da un poco más de libertad.

Con el cine de hoy y de gran presupuesto también podés volar…
Sí claro, uno puede imaginar un planeta desconocido y lo podés lograr, o remontarte a una época diferente; pero eso también tiene que ver con una producción. Todo tiene su costo. Es muy distinto guionar para algo ambientado en este año que en los ochenta. Aunque me enseñaron que uno no debe ponerse límites, uno debe escribir y después verá la producción cómo se acerca a eso.

Y luego, ¿qué escribiste?
Con la ayuda de Celeste Fritz el largometraje “Samuel”, que tuvo algunos bloqueos en ciertos puntos; nos costó salir del esqueleto para ir al guion completo. Es algo grande y complejo, el cómo hacer para que tenga fluidez y claridad para quien la vea. No debe ser aburrido y necesita una línea determinada, con los personajes bien definidos. Cuando uno tiene bien claro la historia y lo que sucede, todo es más fácil. Trabajamos cinco o seis meses en la redacción, una vez que estuvo escrito empezamos a rodar.

Sabemos cómo empieza, pero no cómo termina…
Exacto. Yo hice el guion, que comprende la idea y el literario, es decir todo lo que son los diálogos, a veces con algunas sugerencias de tomas de vista de cámara o tipos de planos; pero luego está el guion técnico que lo desarrollaron otras personas, que tienen que ver con la cuestión técnica.

¿Y después?
Con un grupo de gente talentosísima escribí “El Comandante”, una comedia negra que ganó cuatro premios, entre ellos mejor guion en el certamen 48 Hours Film Project. Gracias a ese premio, colegas del ambiente me llamaron para hacer algo en Córdoba capital, se trata de la productora BuenoDale y estamos haciendo una serie web Alta Mezcla, que ya tenía una primera temporada con “La Mole” Moli y otros actores muy buenos; ahora mismo está saliendo lo nuevo. Esto es para una empresa cementera muy grande. Es interesante trabajar en grupo, porque todas las ideas se nutren, y se nos escapan menos cosas.

También sos actor… ¿elegís guion o actuación?
No sé, en esta época de mi vida me cuesta decidirme; empecé actuando, y uno ama esa primera elección.

Sos ya un guionista que escribe y cobra, ¿cuál es la clave?
Escribir, sentarse y anotar; animarse, aflojar la mano escribiendo conceptos, leyendo mucho, viendo mucho cine, yendo al teatro cada vez que se pueda… nuestro cerebro es un gran procesador y hay que aprovechar lo que está enfrente. La clave es empezar a hacerlo. Hacer caso a las críticas que vienen con buena leche.

El guionista Sam Scribner en su libro “Puedo escribir una película mejor que esa”, dice que una de las claves es conflicto-conflicto-conflicto, ¿es así?
Seguro, es lo que hace al nudo del problema, que un tipo sea feliz de comienzo a fin resulta algo aburrido; es como la vida misma, no creceríamos nunca. El conflicto lo hace desarrollar.

¿Qué hay en tu cabeza para después de los actuales productos?
Quiero terminar una obra de teatro, una comedia romántica que está en stand by hace tiempo. A veces dejamos las cosas que maduren solas hasta que volvemos y lo revitalizamos. Por ahora estamos muy compenetrados en “Samuel”, que es algo muy grande.

¿Se puede ser guionista para ganarse la vida?
Creo que sí. Es más, considero que es algo muy necesario, las ideas se necesitan y ahora más que nunca. No es nada del otro mundo, está al alcance de todos; lo único que se necesita es un lápiz y un papel.

Etiquetas

Compartir en tu red social

Comentar esta nota
Edición impresa

Semanario Bamba S.R.L. Asunción 81 esquina La Paz. Carlos Paz, Córdoba, Argentina. Tel. (03541) 431700.
Lo más leido