El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Electrodependientes: Un drama que no cesa

El pasado 5 de diciembre se reglamentó la Ley de Electrodependientes de la provincia de Córdoba, un año después que la Unicameral la aprobara, garantizándoles el servicio de energía eléctrica a niños, jóvenes y adultos que necesitan de la electricidad para vivir.
Sin embargo, los problemas continúan, ya que en la madrugada del 14 de diciembre -debido a las intensas tormentas que azotaron el territorio provincial-, muchos pacientes de diferentes ciudades se vieron seriamente afectados por los prolongados cortes del servicio, a pesar de los esfuerzos de parte del personal de EPEC.

“El Bamba” dialogó con Flavio Albarracín, papá de Máximo de dos años (foto archivo), que tiene onfalocele e hipertensión pulmonar arterial y desde hace casi un año está en coma, a raíz de un episodio ocurrido cuando la ambulancia que lo trasladaba se quedó sin oxígeno. Con él analizamos la demora en la reglamentación y el perjuicio que eso significó para los enfermos.

¿Cuál es la realidad de Máximo hoy?
“Máximo, ‘Torito’, se encuentra en un estado denominado de mínima conciencia, luego de haber transitado un coma profundo por casi un año.
“Cursa su internación domiciliaria en Villa Carlos Paz. En casa tenemos una terapia intensiva y un minicentro de rehabilitación domiciliario. Todo se logró luego de una intensa lucha contra la obra social, la cual continúa hasta el día de hoy, tendiente a que se respeten los derechos de Máximo.
“Gracias a Dios y al esfuerzo que hacemos día a día, cuenta y dispone de todo lo necesario para darle las mayores chances de seguir revirtiendo su estado y ayudarlo a superar su actual cuadro. Son procesos muy largos, lentos, difíciles, de mucha incertidumbre y no es fácil alcanzar un adecuado equilibrio y estabilidad en la vida diaria”.

¿Qué desean para Torito?
“Desde su gestación siempre nos demostró que está aferrado a la vida; sus ganas de vivir siempre fueron contra todos los pronósticos desalentadores que nos indicaban. Está en manos de Dios, nos sostenemos en nuestra inmensa fe, esperando el milagro para Máximo. Deseamos que Torito despierte, sane, que pueda ser feliz y disfrutar de la vida como se lo merece luego de tan digna lucha”.
Silvia Garrigós

¿Qué falta para que los electrodependientes puedan ejercer plenamente sus derechos?
“Falta la inmediata implementación de todo lo reglamentado. Para comprender su imperiosa necesidad, desde AdEdC se destaca que en todo momento; pero sobre todo en estos días de elevadas temperaturas, se vienen registrando cortes del suministro eléctrico de diversa intensidad en la prolongación de tiempo, así como subas y bajas de tensión intermitentes; en consecuencia, se continúa atravesando la misma desesperación y angustia derivada de ver a nuestros familiares electrodependientes en la situación de tener que afrontar riesgo directo de vida.
“Esto porque la gran mayoría de pacientes electrodependientes no dispone de fuentes alternativas de energía que permitan sortear y resolver tales situaciones de manera planificada y con el menor riesgo posible.
“Vinculado a este asunto puntual, y producto de haber tomado conocimiento por intermedio de notas periodísticas que la Provincia se encontraría en proceso de licitación para la adquisición de cien generadores de energía, es de nuestro interés expresar nuestra profunda preocupación, habida cuenta que, una vez más en esta época del año, el Estado provincial aún no ha provisto las fuentes alternativas de energía conforme lo prevé y obliga la ley provincial y su consecuente reglamentación, ambas ya vigentes.
“Asimismo, resaltamos nuestra oposición a cualquier pretensión de asignar niveles de gravedad a las distintas personas electrodependientes por cuestiones de salud. Todas merecen y, por tanto, deben recibir igual tratamiento, sin prelación ni prioridad alguna, debiendo el Estado respetar sus derechos consagrados y reglamentados, sin restringirlos ni discriminando entre unos y otros, y menos aún en función de una opinión subjetiva y descabellada que implicaría considerar a una persona, con dicha condición, más o menos electrodependiente.
“En cuanto a ello, es de destacar que la gravedad y/o mayor complejidad en personas electrodependientes puede acontecer en cuestión de minutos, e incluso hasta en escasos segundos, pudiendo lógicamente devenir a consecuencia de un corte en el suministro eléctrico que afecte a un paciente que no puede afrontar tal contingencia sin contar con el apoyo de una fuente alternativa de energía que el Estado le debe proveer. Un evento así podría generar secuelas graves en la salud como caer en estado de coma, sufrir graves daños neurológicos o hasta la propia muerte.
“Instamos a las autoridades del Ministerio de Salud, y en especial de la Subsecretaría de Discapacidad, Rehabilitación e Inclusión, a que actúen responsablemente en una problemática tan sensible y se abstengan de determinar niveles de gravedad, ya que esto implicaría actuar con discriminación en detrimento de los derechos que por ley se han consagrado para preservar la salud y la vida”.

Compartir en tu red social

Comentar esta nota