El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Alejandro Luchessi: Apuntando a la Intendencia

Aunque inhabilitado para el 2019, admite sus intenciones de proyectarse en el tiempo. Como Defensor del Pueblo, mientras se prepara para el traspaso dentro de un mes, evalúa su mandato con “un 8 en voluntad propia, y un 6 en aceptación popular”.

Previsto para el 2 de enero, el cambio de mando significará para la Defensoría del Pueblo la conclusión de su primera gestión en la historia de Villa Carlos Paz, a cargo del doctor Alejandro Luchessi. Institución “a la cual tuve el honor y el orgullo de poner en marcha, y funcionando le haré entrega de la llave a Daniel Mowszet, quien está concurriendo a las oficinas, junto con su equipo, para interiorizarse acerca de los mecanismos de trabajo”.
Luchessi dice que el traspaso lo encuentra, desde lo personal, “en una etapa positiva por haber prodigado una función del Defensor del Pueblo en favor de los vecinos que tienen problemas, y no los pueden resolver acudiendo al Estado o a los estamentos judiciales”.
Que su mayor logro ha sido “la contención que se le ha brindado al vecino en situaciones que realmente, sin la Defensoría del Pueblo, o no se hubieran solucionado o hubieran sido mucho más dramáticas. No solo con respecto a los derechos individuales sino también a los difusos y a los ambientales.
Quizás la deuda pendiente sea mejorar la comunicación con el Departamento Ejecutivo Municipal; porque muchas veces las cuestiones urbanísticas, las barreras arquitectónicas, los servicios públicos y el estado de los espacios de uso común han suscitado reclamos y esa comunicación un tanto deficiente, no de mi parte sino del Intendente, ha impedido una respuesta acorde”.

¿Dice que el Estado no tuvo voluntad de diálogo?
-Hubo voluntad enmascarada, porque cuando los hemos citado, no han concurrido. Citas que, por ejemplo, pretendían darle un marco de solución al problema de la provisión de agua potable y cloacas en la ciudad, que está muy litigioso y cuya solución se la ve lejos en el horizonte. Todo problema que se judicializa, se posterga entre diez y veinte años.

¿Ha sido imposible intermediar?
-Esta Defensoría hizo todo lo posible para que las autoridades de la Cooperativa Integral y de la Municipalidad lleguen a un mínimo de acuerdo, a propósito de garantizar la seguridad y calidad del servicio. No se logró. Así como no hace falta mucho para entender que esto se ha transformado en un problema entre partes; al Intendente le falta aceptar opiniones, visiones diferentes de las problemáticas colectivas.

Le criticaron que no intervino en el tema capitalización.
-No la tomé en cuenta porque no soy la autoridad competente y me mantuve imparcial. Por más que la Coopi lleve 50 años prestando el servicio en la ciudad, no es la única capaz de hacerlo; igualmente sostengo que hay otra cooperativa que tiene prácticamente la misma relación contractual vencida y que no ha sido objetada en absoluto, pese a que vende agua no potable. Obviamente que esto despierta muchas críticas; pero cuando ambos sectores apuntan contra el accionar de la Defensoría del Pueblo, están demarcando que su postura es la correcta.

¿Cuáles han sido los reclamos recurrentes?
-Se han distribuido entre los servicios públicos, ruidos molestos, animales en la vía pública, actos de discriminación y violencia, trata de personas, estafas turísticas, problemas con los cajeros automáticos, subas excesivas en tasas de la propiedad, fallas en la distribución de los medicamentos del PAMI y la reparación histórica.

¿Por qué se le atribuyó una campaña en contra del Hospital Municipal?
-Al funcionamiento del Hospital lo conozco perfectamente, y nada más lejos que estar en su contra. La Defensoría del Pueblo manifestó expresamente que el pago del bono contribución a la Cooperadora es de carácter voluntario, nunca puede ser de carácter obligatorio como para posponer el otorgamiento de un turno. Eso le sucedió a una señora, despertando la alarma de esta institución. Pero desde el punto de vista de la acción comunitaria, siempre hemos estado a favor de que el vecino pague el bono cuando pueda y quiera hacerlo.

¿Hubo intenciones “políticas” de teñir la actuación de la Defensoría?
-Absolutamente. Nosotros hemos ejercido una función apolítica y apartidaria; y lo único que hemos recibido han sido críticas políticas.

¿Serviría modificar el mecanismo de elección?
-Considero que la forma de elección puede alterar un poquito la voluntad de hacer las cosas y de lograr la independencia partidaria establecida por Carta Orgánica Municipal. Es como nacer de vientre y tener que renegar de él inmediatamente. Pero para modificar la COM se necesitan consensos dentro del Concejo de Representantes que veo muy distantes.

¿Qué puntaje se pondría si tuviera que evaluar su gestión?
-Un 8 en voluntad propia, y un 6 en aceptación popular.

Todavía se desconoce la existencia de la institución…
-No solo ello, sino que la Defensoría del Pueblo ha sido víctima de una campaña de desprestigio desde lo público, desde lo estatal, acerca de la verdadera herramienta que representa.

¿Volvería a postularse?
-A partir del momento en que deje de ser Defensor del Pueblo, voy a dedicarme a mi profesión de médico pediatra; volveré a trabajar en el Hospital Municipal, o donde el Intendente determine que debo ejercer. Y en paralelo, trataré de elaborar un estudio de apoyo a todo lo que es la ciudadanía de Carlos Paz, porque tengo un alto compromiso con ella.

¿Con la camiseta del radicalismo?
-Soy adepto al ideario de la Unión Cívica Radical; pero entiendo que el partido ha sufrido grandes modificaciones al unirse con el PRO. Veré qué posición tomo; de todas maneras, estoy vedado a presentarme a todo cargo electivo en los próximos cuatro años.

La Intendencia, ¿su próxima meta?
-Es posible; pero todavía falta mucho como para poder decirlo.

Lic. Lorena Neo Romero

Compartir en tu red social

Comentar esta nota