El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Alcoholismo y accidentes: Cuando la bebida toma el control

Diferentes políticas de prevención fueron implementadas en distintos momentos para evitar percances. Los especialistas consideran que se trata de un problema integral que no debe admitir intereses privados.

ESTAMOS SIEMPRE IGUAL. María Teresa Cedrola, de la ONG Concientizar para Prevenir, comentó que a la hora de pensar en políticas de seguridad para la juventud hay intereses cruzados y a veces falta voluntad; lo que generaría un cuadro complejo a la hora de reducir los incidentes por ingesta de alcohol.

“Se supone que la Municipalidad cumple con la ordenanza 4915 que implica armar operativos de control, una vez a la semana como mínimo. El problema es que no los hacen en la puerta de los boliches, los realizan en puntos fijos desde el año en que se creó la ordenanza”, observó.

Una de las promociones que surgieron para evitar que conduzca alguien en estado de ebriedad, fue la del conductor designado. Sin embargo, luego de unos pocos intentos sin éxito, la iniciativa se interrumpió. Al respecto, Cedrola explicó: “Se llevó a cabo en una oportunidad; pero tiene que estar consensuado con el boliche bailable, quienes tenían que aceptar la propuesta e informar resultados; inclusive si entregaban remeras o algún premio a los chicos al controlárselos a la salida. Pero eso no se está llevando a cabo, se hizo una primera experiencia hace ya varios años, y después no la repitieron”.

Llegando a fin de año el balance que realizan desde la organización es que los siniestros viales en general han aumentado notoriamente. Sobre todo en la Avenida Cárcano y el centro de la ciudad, que son los puntos donde se detectan la mayor cantidad de hechos. “Pero no se ha informado específicamente si han sido por alcohol. Lo que detalla el Observatorio Vial del Municipio es dónde se ha realizado el operativo y a cuántas personas se les detectó alcohol en sangre; pero durante el procedimiento”, aclaró.

Por otra parte, señaló que otro problema acuciante es la admisión de menores a los locales bailables que, si bien no manejan, toman alcohol a una edad prohibida tanto por la ley como por los preceptos saludables. “Cuando la Municipalidad nos recibía lo planteamos en muchísimas oportunidades y hemos presentado proyectos al Concejo de Representantes”. En este sentido, recordaron que hace años advirtieron el problema que se suscita en las despedidas de quinto a sexto año de las escuelas secundarias, tema que ahora puso en el tapete la Casa de la Juventud. “Lo quieren visibilizar con los operativos de control de alcoholemia a los chicos, este año por lo menos. Pero no se han hecho bien, porque según la información que ellos mismos han dado junto con el Director de Seguridad, han controlado a chicos con 0,4 por ciento de alcohol en sangre, y los han dejado pasar, y nosotros recibimos la información de que dejaron entrar a jóvenes con más de 0,7”, puntualizó.

Ante este panorama, la vocera de la ONG estimó que están siempre igual, ya que no hay un trabajo en el ingreso de los boliches y porque los proyectos de prevención no son tratados por ediles. “No ha cambiado prácticamente nada estos últimos años. Lo que ha hecho el Municipio es trabajar en tareas de capacitación, se dan charlas a través de Pro-Joven en algunos colegios; pero control de autoridades, a menores, no vemos. No hay operativos entre Policía e Inspectoría General que tendrían que actuar mancomunadamente para detectar al menor que accede al boliche con un documento fraguado. Estamos hablando de menores de 16 años, porque la ordenanza, que nosotros estamos pidiendo que se cambie, permite el ingreso de menores de 16 y 17 años”, indicó.

Finalmente, esbozando una hipótesis explicativa de este anquilosamiento, Cedrola opina que existen “intereses creados que traban el problema” o que a las autoridades “no les interesa el cuidado de los menores”. Asimismo, emitió un llamado de atención a la ciudadanía de Villa Carlos Paz: “Si hay una organización que hace nueve años que está trabajando y los vecinos no participan ni van a las reuniones, quiere decir que están cómodos y parece que no les importa, hasta que muera algún joven”.

LA ESTRELLA DE LA NOCHE. Por su parte, Roberto Cabrera, titular de la asociación civil Pro-Joven consideró que el problema del alcohol al volante debe ser relacionado de manera integral con el consumo y abuso de drogas, sobre todo entre los jóvenes. Al respecto, destacó que a la entidad que preside “llegan personas que probaron otras sustancias y el consumo de alcohol aparece luego de manera excesiva. De lo que se trata es de brindar la mayor información posible, porque es muy difícil trabajar para que un adolescente comprenda los riesgos de la bebida. Algunos tienen un consumo esporádico de marihuana o cocaína; pero luego de entrevistarlos nos damos cuenta que hay un consumo de alcohol mucho más fuerte y con mayor frecuencia”, indicó.

A criterio de Cabrera, la sociedad materialista en la que vivimos ha colocado al alcohol en un lugar de excelencia, lo que deviene en que haya muy pocas herramientas para las instituciones que quieran abordar esta problemática. “La gente está atiborrada de alcohol, hay una bebida para cada fiesta, para cada evento o situación. Se convirtió en la estrella de la noche; el 99 por ciento de quienes concurren a Pro-Joven consumen bebida en forma excesiva. También sucede que cuando dejan de utilizar otras sustancias aumenta el alcoholismo; por lo tanto, trabajamos sobre la moderación en todos los consumos”, explicó.

En relación a los sucesos viales, el especialista remarcó que los conflictos comienzan cuando las personas todos los fines de semana terminan en estado de ebriedad. “En esos casos, y si la gente tiene acceso a un vehículo, los accidentes proliferan”, indicó; y confesó que, en tales circunstancias, la influencia que las instituciones civiles pueden ejercer, resulta escasa.

Por último, en relación a las políticas desarrolladas desde el Estado para reducir los incidentes en la vía pública, Cabrera señaló que lo difícil es plasmar las disposiciones y sostenerlas en el tiempo. Además, en una ciudad como Villa Carlos Paz, impulsar medidas de precaución se torna un objetivo sumamente complicado: “Vivimos del turismo y eso traba este tipo de iniciativas. Acá pareciera que todo pasa por el dinero y si estas propuestas afectan el lucro de alguien instantáneamente se da marcha atrás; pero no se trata de eso. Todo lo que implique prevenir que ocurran accidentes es muy importante y debe ser una prioridad”, concluyó.

Compartir en tu red social

Comentar esta nota