El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Adrián Gómez y su irreverente análisis social

Desde el nombre del espectáculo que estará presentando los lunes y martes en el teatro Zorba: “Pulenta comedy maker”, hasta con cada uno de los personajes, el capo cómico cordobés se apropia de la actualidad a propósito de un humor pensante; pero no por eso, menos gracioso.

“Hola, soy Adrián Gómez, el comedy maker. Que es lo mismo que humorista; pero en inglés cotiza un poco más”. Si así promete comenzar el espectáculo con el que protagonizará su novena temporada en Villa Carlos Paz, la sexta con espectáculo propio, ¡agárrense catalina!

“Haber sido nuevamente convocado por Eduardo Giordano me da una inmensa alegría: pero también la responsabilidad de renovarme, de presentar un show nuevo, distinto”. Y podría haber aceptado alguno de los muchos ofrecimientos que tuvo para sumarse a comedias guionadas o espectáculos de revista con “un número corto y seguro”; sin embargo, prefirió el camino difícil: “Apuesto a un unipersonal”.

Todas las destrezas al asador. “Quiero mostrar que puedo hacer un monólogo; pero en treinta segundos estoy cambiado y aparece un personaje, que en otro momento soy parte de un musical y después interactúo con la pantalla. El show es muy exigente y me pone orgulloso hacerlo”.

En general, “siento un orgullo muy grande de seguir manteniendo un espectáculo propio, de que la gente me reconozca, me pregunte cuándo voy a estar en el teatro para ir a verme. Lo estoy disfrutando”, y no hay competencia que empañe este momento de felicidad profesional: “Carlos Paz tiene lugar para todos, no busco competir sino compartir la plaza teatral”.

Con estreno previsto para Navidad, se pondrá en escena los lunes y martes en el Zorba bajo el título de “Pulenta comedy maker”. Porque “todo lo que tiene nombre en inglés es como si tuviera más nivel. No es lo mismo hacer gimnasia con un profesor que con un personal trainer, ni es lo mismo dejar los hijos al cuidado de una niñera que con una baby sitter”.

Humor ácido, cuya comicidad está en la identificación. De hecho, Adrián confiesa que Ricardo Mario Alberto es el personaje que más puertas le abrió: “El laburante querible de la periferia cordobesa, de la `circunvalación´. Quien arrancó como pintor de la radio, se sumó a trabajar en nuestra producción, después subió al escenario y ahora es una estrella”.

Al punto de “presentarse en el estadio Mario Alberto Kempes ante 40 mil personas” a propósito del partido Talleres versus River que tuvo lugar el pasado 28 de octubre. “Esa fue la última gran satisfacción que me dio”.

No obstante, “los personajes son como hijos, es imposible preferir a uno. Los querés a todos en su diversidad, uno se saca buenas notas, el otro juega bien al fútbol, todos tienen sus cosas”. Igual sucede con las habilidades, “así como hay tipos que son buenos para pintar, para hacer asados; yo creo que soy bueno para hacer reír.

“Me gusta mucho, me contagia la alegría de la gente, me incentiva cuando por algún personaje o alguna ocurrencia que digo, a alguien, por un segundo, se le olvidan los quilombos o al menos se ríe de ellos”.

REALITY-SHOW. Se dice inquieto por naturaleza; pero haber participado de los noticieros de Canal 12 durante el año lo ayudó a tener una mirada actualizada y a la vez irreverente de la realidad, y allí radicará el secreto de su performance este verano.

Un desafío por donde se lo mire: “Hacer humor sobre cosas abstractas es mucho más fácil que trabajar sobre las noticias. No solo porque tenés que estar informando contantemente, sino que a veces, esas noticias te dan bronca, no te dan ganas de reírte.

“Pero, parafraseando a Fontanarrosa, el humor es ese gustito a frambuesa que tienen los jarabes para la tos, que si no fuera por tal dejo frutal, serían intragables. Creo que la vida sería intragable si no fuera por el humor; entonces, encontrarles el lado gracioso a las noticias, ayuda a sobrellevarlas”.

De todas formas, Adrián se muestra preocupado respecto del genio de los argentinos y refiere a una pérdida de objetividad, notándose principalmente en la incapacidad de procesar la política “sin pararse en ningún bando.

“Hasta en una conversación de amigos, la gente se pone de un lado o del otro; y yo no estoy en ninguno, yo quiero que la Argentina ande bien y no me importa si la tiene que arreglar Cristina, Mauricio o quien sea”.

Tan “increpadas están las aguas”, que sacará las reminiscencias políticas directas. “He notado que en este momento es imposible pararse al medio. Intenté hacer chistes sobre Macri y sobre Kirchner, pegarle a los dos, para que la gente viera que soy parejo; pero no, en vez de quedarse tranquilos, los kirchneristas se enojaban porque criticaba a Cristina y los macristas se enojaban porque criticaba a Mauricio. Terminaban enojados todos”.

“Y la gente está yendo al teatro a otra cosa, a abstraerse, a divertirse, a despejarse”. Analítico e irónico, pero sutil; así será “Pulenta comedy maker”.

Lic. Lorena Neo Romero

Compartir en tu red social

Comentar esta nota