El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz
VM Piscinas

Educación

Edición 597

Con sus propias manos

2 noviembre, 2012 | 494, Educación con 0 Comentarios

Como todos los años el Instituto de Educación Especial, Mariette Lydis, abrió sus puertas para compartir con la comunidad los proyectos desarrollados. También participaron de esta convocatoria los integrantes del Centro de Día «Vida Feliz».

Un clima de festejo invadió el recinto escolar de barrio Colinas el pasado viernes 26 de octubre, fecha escogida por el cuerpo docente para «celebrar» los progresos de sus alumnos y compartir con los padres y vecinos el resultado de un año de trabajo. En su décima edición, la muestra de los tres niveles del Mariette Lydis adquirió otra dimensión gracias al aporte que le hiciera la Filial local de Belgrano «Franco Vázquez», a comienzos del ciclo escolar.

En este sentido, la incorporación de herramientas para el Taller de Carpintería, uno de los «bastiones» del secundario, más las máquinas de coser que «modernizaron» el Taller de Costura, tuvieron como resultado directo la elaboración de productos creativos y de alta complejidad. Un detalle no menor porque, de hecho, constituye el objetivo de la institución: «prepararlos para la vida» y ofrecerles los medios necesarios para la inserción laboral.

Contar en Carlos Paz con un centro educativo de estas características resulta vital puesto que hasta ahora (como lo ha sido durante 43 años) es el único dependiente del Ministerio de Educación. Además, alberga en sus dos sedes una población escolar que supera los 150 alumnos.

 

  • La muestra

No sólo representa una satisfacción personal, es también la manifestación de un esfuerzo que se comparte, un ejemplo de integración.

Matilde y Laura son las seños del Taller de Artesanías. En distintos niveles, cada una trabaja para que sus alumnos puedan manipular una variedad de materiales, logrando crear objetos de uso diario. Bolsas recicladas, cartucheras y carpetas de «totora», bolsos, alfombras y mucho más, fueron el resultado de estas «mini artesanas». «Hay chicas que realmente manejan muy bien la máquina de coser, mientras que en otros casos vamos buscando las estrategias y las formas», sostiene Laura.

Desde su lugar como vicedirectora, Silvia Selchis se une a la conversación mientras sostiene un libro: «En lo pedagógico se han complementado», señala. Y describe: «La tapa la hicieron los alumnos de la seño Laura mientras que los de Matilde lo transcribieron. Es muy positivo ver que lo hicieron prácticamente sin ningún error».

En otra sala, un video reúne «momentos» en donde niños y jóvenes con multidéficit interactúan con animales. Natalia y Yanina son las docentes a cargo de este grupo de cinco con edades que oscilan entre los ocho y veintiún años, repartidos en los dos niveles. «Decidimos recopilar el trabajo del año donde se pueden ver los proyectos realizados, que involucran en algunos casos el contacto con el caballo», amplía Natalia.

De acuerdo con la profesional, la «equinoterapia» como recurso terapéutico resultó de gran ayuda y significó un avance en el tratamiento para quienes padecen serios problemas motrices. «Se les nota el placer y cómo han ido vivenciando nuevas posturas», reconoce al tiempo que agrega: «Además preparamos un jardín, hicimos un proceso de desmalezar y a partir de allí ver crecer la planta desde la semillita».

Mientras avanza el recorrido, una niña en silla de ruedas saluda. «Es Ariana, la abanderada de nuestra escuela», indica Silvia con orgullo.

Del otro lado, el equipo «masculino» espera ansioso para mostrar sus productos: posamates, especieros giratorios, juegos de encastre y bandejas, son algunos de los diseños presentados y dispuestos para la venta. Damián es el profe de este grupo que deliberadamente pintó su sector de celeste en honor al «pirata» de Alberdi.

Contar con herramientas específicas ha contribuido notablemente en la terminación de los objetos además de permitir el desarrollo de otros más elaborados. «Todos los varones de la institución pasan por este taller», aclara Damián. Sin embargo, los tiempos de aprendizaje suelen ser diferentes, y su clase debe adaptarse en función de las capacidades de cada alumno.

Lo que no se discute es la terminación: «Una cosa desprolija no se presenta», sentencia la Vicedirectora. «Nuestros niños trabajan al mismo nivel de cualquier Taller de Carpintería; no es una cuestión de hacerlo porque sí, sino que se retoca, se repara, se corrige. Se intenta que realmente ellos superen todos los obstáculos y vayan alcanzando el mayor potencial».

La «preparación para la vida» encuentra su punto cumbre gracias a las pasantías que realizan quienes alcanzan una determinada edad o están cerca de egresar. Por primera vez, Franco experimenta lo que significa «ser empleado» gracias a un acuerdo con Diuff, la empresa local que se vinculó este año a la institución y ahora encontró una nueva forma de colaborar.

Franco trabaja allí de lunes a jueves, mientras que el viernes vuelve a la escuela para transmitir sus vivencias al resto de la clase. Su función en la empresa es la de tomar los pedidos y prepararlos para su reparto. «Con esto vamos retocando detalles para que sean buenos trabajadores, hablamos del respeto y la puntualidad», comenta Silvia. «Lo mismo hacemos una visita a la fábrica para ver la prolijidad, la rapidez, si agilizan el ritmo, si aguantan bien las horas, si se les pueden extender…», amplía Damián.

Otro proyecto que no pasó inadvertido fue, por ejemplo, el titulado «Historia y Leyenda del Gusano de Seda», que dirige la seño Marta. En una caja de zapatos, pequeñas orugas comen de las hojas de mora que los niños han conseguido a cambio, simplemente, de observar y describir su proceso de transformación.

Por su parte, el Taller de Huerta a cargo del Profe Sergio sigue siendo uno de los más representativos del espíritu del Mariette Lydis. En esta oportunidad, se presentó un espacio dedicado a las plantas aromáticas, otro para las verduras, y uno último para las flores. Aquí los niños trabajan la tierra y contemplan el «milagro» de la naturaleza a partir de una frágil semilla.

La última novedad para estos alumnos viene de la mano del deporte, y es un logro que comparten otras instituciones educativas del sector. El profe de gimnasia confirmó la utilización, a partir del 15 de noviembre, de la pileta del Polideportivo Colinas, según lo anunciado en una reunión previa por el Subdirector de Deporte Social de la Municipalidad. Esta iniciativa contribuirá al desarrollo de ejercicios terapéuticos en el agua.

 

  • Centro de Día

Claudia Doulay es la coordinadora de «Vida Feliz», centro que reúne a jóvenes y adultos con capacidades diferentes ofreciéndoles una continuidad a los egresados de la escuela especial.

«Nuestra muestra es del grupo de trabajo de hace ya tres años», comenta. «Los concurrentes han formado un equipo homogéneo, donde todos aportan lo suyo», dice mientras señala las artesanías realizadas por los diez alumnos que tiene la entidad.

A poco de terminar con la construcción del nuevo edificio, esperan conseguir la tan solicitada categorización del gobierno provincial. Hecho que de concretarse, les permitirá avanzar en la incorporación de más personas, asegurando a ellas y a sus familias un lugar donde lo distinto es considerado como la oportunidad para crecer y enriquecerse.

Lic. Lorena Moix


Compartir en tu red social

Comentar esta nota
Edición impresa

Semanario Bamba S.R.L. Asunción 81 esquina La Paz. Carlos Paz, Córdoba, Argentina. TF (03541) 431700.
Lo más leido
Noticias en fotos
  • Póker: Un deporte mental y de estrategia
  • Fe de Errata. Taekwondo: Con la mira puesta en Brasil
  • Miguel Pardo: Temporada récord
  • Acción Poética: «Sin poesía no hay ciudad»
  • Entre el debe y el haber: Opinan las instituciones
  • Esteban Avilés: «La prioridad la sigue marcando el vecino»