El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Editorial: Las urnas no se manchan

Publicado: por en la edición 737, Opinión Sin comentarios

Más cerca de profundizar la grieta que de impactar en los resultados, la aparición sin vida de Santiago Maldonado atravesó la jornada dominical en su totalidad; pero sin marcas notorias en los porcentajes de boletas.

Una crueldad, si se mide la muerte de un ser un humano en cantidad de votos; aunque el acto comicial, desde otro punto de vista, es el medio de expresión del pueblo, bien sea para apoyar o para repudiar las acciones gubernamentales respecto de un determinado procedimiento.

Y si a simple vista nada tenía que ver la selección de diputados y senadores con los avances y retrocesos de las pesquisas judiciales, los mismos políticos se encargaron de mezclar los sufragios de medio término con “el caso Maldonado”.

¿Qué lograron? Ensanchar las distancias ideológicas, haciendo del cuarto oscuro, nuevamente, un Boca-River.

El vuelco que dio la causa en las instancias finales de la campaña y el anillo de misterios que rodea al deceso del joven artesano, fueron utilizadas por ambas facciones del espectro ideológico argentino en su afán por objetivar convicciones.

Para los administradores del Estado, fue el propio Estado quien encontró al cuerpo, cayéndose con el hallazgo la figura de la desaparición forzada, y habilitando el contraste con Julio López, desaparición aún irresuelta desde el mandato de Néstor Kirchner.

“Lo plantaron” como expresión de dolor e impotencia; por otro lado, sobrevino de teorías conspiracionistas a propósito de argumentar “la culpabilidad de la Gendarmería”.

Posiciones encontradas que, en encuestas previas al domingo, movían el amperímetro hacía “una operación del kirchnerismo para ensuciar al gobierno” (Giacobbe & Asociados); “el Gobierno está haciendo todo lo posible para esclarecer el caso”, y los integrantes del grupo RAM al que suscribía Maldonado y cortaron la Ruta 40 aquel primero de agosto en Esquel “son violentos” (El Destape).

Anticipo de los números cívicos: no se alteraron los porcentajes obtenidos por Cambiemos en las PASO, ello a pesar de la incontinencia verbal de Elisa Carrió; y Cristina Kirchner cedió en su distrito ante el influjo del fenómeno que encabeza María Eugenia Vidal.

“Renovación” como grito societario frente a un pasado en el que Alberto Nisman murió tres veces, y todavía no se logra determinar bajo qué condiciones; en el que un convento albergó dinero corrupto; en el que hizo falta la intervención judicial para quitarle los fueros a Julio De Vido y así poder arrestarlo.

¡Qué paradójico!: la misma fuerza acusada de arrebatarle la vida a Maldonado fue ovacionada mientras ingresaba a la propiedad del exsuperministro. Pero no son contradicciones, sino más bien, manifestaciones de una mayoría que descree de los poderes públicos, que corre tras la primera luz de justicia, que se aferra a la esperanza de ver culpables, de una vez por todas, tras las rejas.

Un reclamo al que adherimos sin posicionamientos, sin prisas, pero sin pausas. Para que nunca más una urna se manche con sangre.

Compartir en tu red social

Comentar esta nota