El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Natación adaptada: Como pez en el agua

Publicado: por en la edición 762, Deportes, Portada Sin comentarios

Jazmín Aragón forma parte del equipo del Kempes, y está muy bien ubicada a nivel nacional. En esta nota, cuenta su historia.
El deporte de alto rendimiento requiere de esfuerzo, dedicación y sacrificio. Para los jóvenes, eso implica muchas horas de entrenamiento diario y viajar a los lugares de competencia.

Jazmín (17) empezó a nadar por recomendación médica. “Tengo parálisis braqueal; a los siete años me operaron, me enderezaron los tendones y me colocaron una prótesis en el brazo. Para rehabilitarme, me aconsejaron hacer natación porque es el deporte más completo”, comentó la joven carlospacense.
“Mi primera profesora en el agua fue mi mamá; íbamos a un club en el cual no me corregían la postura, y nunca pude hacer más de 25 metros porque no me daba el físico. Al tiempo dejé y empecé a hacer gimnasia rítmica; pero llegó un punto en que tampoco me servía, así que fui al Kempes a preguntar si tenían gimnasia adaptada. Como en ese momento no había, me ofrecieron hacer natación.
“Lo pensamos con mi mamá, ella me alentó a empezar otra vez, y la verdad es que fue la mejor decisión. Hace un año y diez meses que entreno allá; en realidad, prácticamente vivo, porque viajo todos los días”.

-¿No interfiere con la escuela?
No, porque se abrió un PIT (Programa de Inclusión y Terminalidad de la Escuela Secundaria) deportivo para chicos de mediano y alto rendimiento de 14 a 17 años. Cursamos de 9 a 13, es un horario más reducido que en un secundario normal; pero es más flexible para poder entrenar.
Además de todos esos beneficios, también es acelerado, por lo que en lugar de ser seis años, son cuatro. En mi caso empecé en el 2017 y me quedaban tres años; pero al ser acelerado, termino en éste.

-Después de un año, ¿cuál es tu estilo preferido?
Espalda, y después le sigue pecho. Nado todos los estilos; pero me destaco en esos dos.

-¿Ya estás compitiendo?
Sí, a los tres meses de haber ingresado en el Kempes empecé a competir. Intervine en torneos locales, regionales, provinciales y nacionales. A nivel nacional estoy primera en espalda, segunda en pecho y en crol tercera.
En la semana del 22 de abril tuvimos un open en Buenos Aires. Fue un torneo abierto internacional que se desarrolló en el CENARD. Los resultados fueron muy buenos.
Después están los nacionales que se hacen todos los meses, y aparte, intervenimos en la liga cordobesa, donde mañana sábado tenemos un torneo. A estos los utilizamos como para mantenernos en competencia hasta que llega la fecha del nacional.

-¿Tiene algún costo asistir al Kempes, más allá del viaje?
No, soy becada de la Agencia; el colegio es completamente gratis, al igual que el gimnasio que utilizo antes de entrar a clases, el gabinete de fisioterapia, y por ser integrante del equipo de competencia, también tengo acceso gratuito a la pileta.

-¿Expectativas personales?
Estoy súper enganchada con el deporte; de hecho, mi mamá es profesora de educación física. Mi idea es continuar con natación que hoy por hoy es mi prioridad, porque también hago tiro adaptado con carabina en diez metros. De todos modos, los complemento, porque si bien uno insume más desgaste físico que el otro, no afecta.
Por supuesto, voy a estudiar profesorado de educación física y encaminarme en la zona del deporte adaptado que me encanta. Es lo que soy, lo que vivo y quisiera ayudar a las personas.

-Agradecimientos…
Principalmente a mi mamá que se ha bancado las horas de entrenamiento en el Kempes, llevarme, esperarme, volver juntas; si no hubiera sido por su apoyo y aliento no hubiera seguido. Después, al resto de la familia que también siempre está acompañando, desde mi papá que me prepara las viandas hasta mi hermana Clarisa que baila tango y está en el exterior; antes de cada competencia siempre llama para enviar fuerzas.
A mi entrenador, Martín Nizetich que todo el tiempo está corrigiendo y apoyando.

Compartir en tu red social

Comentar esta nota