El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Joaquín Cavallaro (Mountain Bike): De tal palo…

Apodado “Joaco”, tiene dieciséis años y comenzó con la especialidad cuando tenía siete, siguiendo los pasos de su papá Pablo y su hermano Ramiro. “Esto siempre me gustó, los acompañaba a las competencias y desde entonces soñaba con correr en bici. Mi papá nunca me obligó a nada, fui libre de hacer por decisión propia lo que quería”, confesó.
Considerado un deporte de riesgo, el ciclismo de montaña es una competición realizada en circuitos naturales, generalmente a través de bosques, por caminos angostos, con cuestas empinadas y descensos muy rápidos.

-¿Qué sensaciones te da hacer mountain bike?
Somos unos afortunados todos los que andamos en bici, porque tenemos la oportunidad en cualquier momento de subirnos, irnos y despejarnos de los problemas que podamos tener. Eso es lo que más me gusta, y lo que más quiero es andar en bicicleta.

-¿Cuáles serían tus expectativas deportivas?
Poder correr un Mundial y llegar a ser profesional, vivir de este deporte.

-¿Se puede lograr en Argentina?
Hay posibilidades hasta un cierto punto, porque cuando llegás a ser profesional, si querés seguir, tenés que irte al extranjero; no queda otra.
En Argentina no se puede vivir del ciclismo; en realidad, con ninguna disciplina, excepto el fútbol.

-¿Cómo ha sido tu año deportivo?
Mejor imposible. Arranqué el año saliendo campeón argentino junto a mi papá; campeón del Abierto Argentino; subcampeón argentino en fecha única; subcampeón del Abierto Across, y el último logro fue el pasado fin de semana que salí campeón Panamericano en Chilecito, de entre cuarenta participantes en mi categoría.
Realmente ha sido un sueño hecho realidad que se hayan dado así las cosas.

-¿Contás con sponsors?
Afortunadamente sí, los principales son Aero Bikes y Merida Bikes Argentina que me dan la bicicleta; Metha Cycling Shoes me da las zapatillas; Giro Argentina que me brinda protección, y mi papá que es mi entrenador, junto con la familia me dan apoyo incondicional.

-¿Existe alguna federación o asociación que los agrupe?
Sí, está la FACIMO, que es la Federación Argentina de Ciclismo de Montaña. A principio de año me citaron para conformar la Selección, hicieron un campus en Río Ceballos; como ya soy miembro, espero ir con ellos al Mundial del año que viene.
Para esto, tengo que quedar durante el año entre los tres mejores argentinos. Los logros que tuve este 2018 no sirven, porque estoy en categoría Cadetes; pero para el 2019 paso a Junior Juveniles que otorga puntos en el ranking internacional.

-¿Qué queda en el calendario?
Nada. Ahora, a descansar por unos cuatro o cinco días, y luego encarar la pretemporada. El mountain bike es muy lindo; pero si te bajás largo tiempo de la bici, después cuesta muchísimo volver a subirte. Así que descansaré unos pocos días y luego retomaré a full con los entrenamientos.

-Justamente, ¿en qué se basa tu preparación?
Considerando que las carreras que hago, duran una hora o un poco más, debo reforzar la explosividad, que sería aguantar al cien por ciento de lo que vos tengas, el mayor tiempo que puedas; fortificar con el gimnasio, y sumar horas arriba de la bici.
Pasa que hay muchos objetivos por delante, el Mundial, el Campeonato Argentino, el Abierto Across, el Panamericano en México, es un abanico bastante amplio, y estancarse en uno solo no sirve; por lo menos para mí.

-¿Agradecimientos?
A mi familia, amistades que siempre apoyan a la distancia; a mis sponsors, ya que sin ellos no sería posible todo lo que estoy viviendo, y a la prensa, que difunde lo que hacemos.

Compartir en tu red social

Comentar esta nota