El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Enduro: A pura adrenalina

“Dicen que estoy loco”, afirmó Pablo Sánchez, cuando le consultamos la opinión de su familia sobre su pasión por el enduro. Obviamente, dicha valoración tiene sus fundamentos y surgió allá por el 2014, cuando sufrió un serio accidente de moto que lo obligó a ser operado de la clavícula; alejándolo temporalmente de la actividad.
Este impasse lo llevó a concentrarse en el fútbol y a jugar en diversos clubes de Villa Carlos Paz como Sportivo Rivadavia y San Lorenzo de Punilla. Sin embargo, su inquietud por los motores fue más fuerte, y el año pasado volvió “al ruedo”…

-¿Hace cuánto que practicás enduro?
-Vengo haciendo carreras desde el 2012; lo que pasa es que lo hacía como un hobby, no competía. En esa época andaba en una Suzuki RM 125; después en el 2014 me caí y me quebré la clavícula.
En el 2016 me compré otra moto, y nuevamente empecé a andar. Sin embargo, al tiempo la tuve que vender por cuestiones laborales, y el año pasado pude comprar otra. Apenas la tuve, me anoté en la primera fecha del Provincial; la intención era terminar la carrera, nada más.
A partir de ahí comencé a entrenar y a hacer las cosas más seriamente; como cuidarme en las comidas, descansar lo necesario, reforzar con gimnasio, y sumar horas en la moto.
Mi objetivo para el próximo año es participar en el campeonato completo.

-¿Interviniste en un nocturno también?
-Sí, es una carrera que no está en la grilla de la Federación; les llaman entrenamientos cronometrados, y al finalizar entregan trofeos. Esta se hizo en Salsipuedes, y fue como una competencia para pasar el rato.
Además, hace poco participé en un evento en Santa María de Punilla, en donde salí primero.

-¿Enduro o fútbol?
-De chico siempre jugué al fútbol; pero cuando empecé a trabajar, me dediqué a la mecánica de motos y cuadris; después estuve en un taller de motos de agua. Siempre me relacioné con los fierros.
Pero si vendo de nuevo la moto, regreso al fútbol (risas). La verdad es que estuve un tiempo largo con la pelota; pero la Liga de Punilla provoca muchos roces y estaba cansado.
No discuto que la moto es más peligrosa; pero el enduro lo llevo en la sangre.

-Esta actividad implica una inversión considerable, ¿verdad?
-El mantenimiento de la máquina lo hago yo, porque sé hacerlo; pero, si no sabés nada de motos y dependés de algún taller, ahí sí requiere de un gasto bastante importante. Después está el equipo completo, que también tiene un alto costo.
Hoy en día lo hago todo a pulmón; si necesito cambiar el casco o las botas, tengo que esforzarme en trabajar más para poder comprarlo. Participar en el campeonato completo se hace un poco difícil por el tema económico.
Antes una carrera te salía 1800 pesos y hoy está a 2500; a eso hay que sumarle el viaje adonde tengas que ir a correr y la estadía. Por eso lo hago más que todo como un hobby; pero si tengo la posibilidad de estar en alguna competencia, me anoto.

-¿Conocés otros corredores de Carlos Paz?
-Sí, tengo varios amigos. De nuestro grupo somos nueve, y la mayoría está igual que yo en cuanto a los gastos. Algunas de las carreras son una vez al mes, y hay que contar con, al menos, siete mil pesos.
Si sos corredor profesional, ya se sabe que tenés sponsor y, por ende, recibís ayuda económica.

-¿Está en tus planes encarar este deporte de manera profesional?
-No, porque estoy bastante lejos. Ser profesional requiere de una mayor responsabilidad a la hora de los entrenamientos. Si llegara a conseguir un sponsor, tendría la presión de conseguir buenos resultados siempre.
Mi objetivo es participar en competencias cada vez que pueda, y si logro algún primer puesto, bienvenido sea. No está en mis planes ganar un campeonato.

-¿Te acompaña la familia?
-Más o menos; me dicen que estoy loco. Sobre todo después del accidente que tuve; no reclaman, pero tienen miedo.
Siempre les digo que en cualquier deporte te podés lesionar o golpear; pero trato de cuidarme al máximo.

Elizabeth Scardigno

Compartir en tu red social

Comentar esta nota