El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Editorial: ¡A brindar por el aguante!

“Por lo que fue y por lo que pudo ser; por lo que hay, por lo que puede faltar; por lo que venga y por este instante; levanta el vaso y ¡a brindar por el aguante!” desanda Calle 13 en un himno de esperanza. Sí, de esperanza. Porque pese al hecho de que relata las incontables dificultades a las que resistimos diaria e históricamente, justamente, a lo que invita es a celebrar la voluntad de persistencia.

Nos encontramos en las inmediaciones de un año que termina con deudas sociales, institucionales; pero por sobre todas las cosas, económicos: en lo que constituye un verdadero retroceso en términos de desigualdades, el índice de pobreza se disparó al 33,6 por ciento en todo el país durante el último trimestre, y constituye así un aumento del 19 por ciento respecto de las cifras difundidas por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) un año atrás.

Efectivamente, según los datos emitidos esta semana, en la Argentina no solo existe un 33,6 por ciento de personas que viven por debajo de la línea de la pobreza, sino que hay un 6,1 por ciento que se encuentra en la indigencia. Es decir, un estimado de más de 13,2 millones de personas que sufren de hambre. Que aguantan “el salario mínimo y el desempleo”.

Estamos, también, a las vísperas de culminar un ciclo calendario que reventó las estadísticas de violencia de género con un fallo, encima, que dio marcha atrás en años de la lucha femenil por condenas ejemplares a “hombres con miedo a las mujeres sin miedo”, como bien supo describir el filósofo latinoamericano Eduardo Galeano al prototipo del “macho violento”.

Porque una mujer muere cada 32 horas en territorio albiceleste, y aguantamos el dolor de esas pérdidas pese a que “nos duelan”.

No debemos olvidarnos tampoco que el 2018 se llevará consigo el cúmulo de un año de atraso en los haberes jubilatorios. Recordando que en noviembre de 2017 se aprobó un brutal recorte previsional, que el Gobierno llamó Reforma, y este fin de ciclo, además, dejó sin bono a los pasivos nacionales. Es que “aunque no queramos, aguantamos nuevas leyes”.

Pero de la resistencia colectiva, a las que alude implícitamente René Pérez, surge la catarata de denuncias por abusos sexuales como ocurrió tras las declaraciones de Thelma Fardín, siendo que se triplicaron en menos de 24 horas las llamadas a la línea 144. Pero además del proceso de liberación de las víctimas, estos hechos generaron un impacto sobre los adultos que van a aumentar sus alertas para con los niños que pueden estar en riesgo.

Del empuje comunitario, igualmente, se inspiró la Corte Suprema de Justica para fallar en favor de aquellos jubilados que por años el ANSES les calculó mal sus salarios. Sucede que “la lucha que se pierde es la que no se empieza” pronunció en ediciones pasadas la abogada ambientalista Marcela Fernández, de cuyo esmero, junto a un centenar de vecinos autoconvocados, nació el freno a la autovía que iba a romper nuestro monte autóctono.

Resulta que, por más que suene trillada la máxima de Cantinflas: “La primera obligación del ser humano es ser feliz, la segunda es hacer feliz a los demás”, ese el mensaje que pretendemos humildemente comunicar desde El Bamba en esta última edición anual. Incentivar la empatía, la sororidad, la solidaridad y el deseo de bregar por el bienestar de todos. Sabemos que estamos hechos de buenas intenciones y así ha quedado demostrado cada vez que las papas ardieron, o las inclemencias climáticas nos convocaron.

Entonces, qué mejor que brindar por lo que vivimos y por lo que vendrá, con la esperanza de un futuro inclusivo, próspero y justo. ¡Felices fiestas!

Compartir en tu red social

Comentar esta nota