El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Brazilian Jiu Jitsu: Una disciplina milenaria poco conocida

Publicado: por en la edición 774, Deportes, Portada Sin comentarios

Meri Soria comenzó con esta actividad hace siete años, y en el 2017 se consagró campeona mundial: “Empecé haciendo MMA como recreativo, porque había tenido a mi nena y me habían quedado 20 kilos de más. Entonces, la idea era bajar de peso; hasta que un día presencié un torneo en Córdoba capital y vi a una chiquitita que hacía maravillas, ahí decidí que quería hacer lo mismo. Cuando volví, me probé un kimono y me enamoré. A los dos meses estaba compitiendo en Mendoza”.

-¿De qué se trata?
Es un arte marcial de origen japonés que un maestro trajo a Brasil y se lo enseñó a una familia. Ellos lo desarrollaron de manera más completa, porque introdujeron técnicas y luxaciones, y así lo expandieron al mundo.
Está enfocado principalmente en la lucha cuerpo a cuerpo en el piso; al igual que el judo, que arranca de arriba y después sigue en el piso. Hay luxaciones, estrangulaciones, sumisiones y el combate termina cuando el oponente se rinde; en las competiciones puede ser por sometimiento o por puntos.

-¿Cuáles son los beneficios de esta práctica?
En mi caso empecé a bajar de peso, a tener una vida más saludable, a comer mejor. Eso es lo que proporciona la práctica de un arte marcial; se adquiere una conducta con los entrenamientos, la comida, el diario vivir básicamente. Por otro lado, también sirve como defensa personal, sobre todo para las mujeres.

-¿Qué logros has alcanzado?
El primer certamen lo tuve en Mendoza; después, en el 2015 viajé a Brasil para intervenir en el Mundial y quedé subcampeona; y el año pasado, fue bastante particular porque no teníamos muchas posibilidades de ir, entonces con mi esposo nos trasladamos en auto. Emprendimos el viaje junto con mi hijo de 16; un chico que tenemos becado en la academia y es como un hijo para nosotros; otro alumno más, mi esposo y yo, ya que los cinco hacemos Jiu Jitsu. Fueron dos días eternos de viaje hasta San Pablo. El día de la competencia era el cumpleaños de mi hija, que la había dejado con los abuelos. Tenía tantos sentimientos encontrados, que la verdad es que no sé cómo hice. Fui avanzando por etapa hasta llegar a la final, y una vez ahí, me propuse luchar con todo, porque quería ganar. Y así fue, quedé campeona mundial en mi categoría.
Cuando volví a Argentina, el gobierno de Córdoba me hizo un reconocimiento tanto en el 2015 como en el 2017; también fui premiada en la Fiesta del Deporte que realiza la Municipalidad de Villa Carlos Paz; la verdad es que es muy reconfortante todo eso.

-¿En qué se basa un entrenamiento?
Es buena la pregunta, porque mucha gente piensa que uno solo va a los certámenes, lucha y listo. Hay que prepararse durante largos meses, más alguien que está en un nivel máximo de competición. Son tres entrenamientos por día, todos los días, más la alimentación adecuada, y por supuesto descansar como corresponde. Para ir a Brasil entrené rigurosamente cuatro meses, con lesiones incluidas.

-¿Y para alguien que recién comienza?
Se hace un calentamiento y se trabaja mucho el sistema cardiovascular. Los luchadores practican a toda velocidad y fuerza, como si fuera una situación real y sin lastimarse el uno al otro.
Los métodos de entrenamiento incluyen el aprendizaje por repetición de una técnica con una pareja, la cual no ofrece resistencia inicialmente, para dar lugar a la resistencia y al estudio y práctica de variantes de aplicación y contraataques.
El Jiu-Jitsu está basado más en la movilidad articular, la flexibilidad, la resistencia aeróbica general y específica, y en la resistencia a la fuerza.
Cuando uno explica esto, mucha gente siente que se van a volver más violentos y no es así, porque es una disciplina donde se imparte mucho el respeto, el cuidado hacia tu compañero, y la marcialidad te lleva a que cada vez lo respetes y lo cuides más.

-¿Tenés alumnos que compiten?
Sí, por supuesto. Hay un grupo bastante grande, incluida mi hija. Quiero aclarar que también se puede practicar de manera recreativa, no es necesario competir. De hecho, muchas familias vienen a entrenar y lo hacen solo porque les gusta la disciplina y porque sienten que es algo que pueden hacer todos juntos.

-¿Qué días das clases?
Lunes, martes y jueves a las 20:30 en el salón debajo de la parroquia Sagrado Corazón (José H. Porto 10, frente al Cu-Cú); los martes son gratuitos, porque está destinado a los que recién comienzan. Después los miércoles y viernes a las 18 en el predio del Pan Casero en Mayu Sumaj.

-¿Se están preparando para alguna competencia?
Sí, en agosto tenemos el Open Argentino en Buenos Aires, y a fin de año está el Open de Floripa en Brasil; así que estamos viendo cuántos podríamos ir, porque nuestra idea es viajar en equipo.
Siempre digo que no solamente gano yo, sino el equipo. Tenemos un grupo de juveniles que están muy bien posicionados a nivel nacional, y ellos no solo representan a Villa Carlos Paz sino también a la Academia 360, que ha tomado un renombre increíble. Eso nos llena de orgullo.

-Algo más que quieras agregar o destacar…
Sí, este arte marcial promueve el concepto que un individuo pequeño más liviano, puede someter y defenderse exitosamente de un oponente más grande. Por eso es que se lo recomienda para defensa personal.

Compartir en tu red social

Comentar esta nota