El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Día a día

Un día histórico que abre nuevas instancias

Publicado: por en la edición Día a día Sin comentarios

Tras casi 23 horas de extenuante debate, sin pausas y cargado de tensiones, el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo obtuvo 129 votos a favor, 125 en contra y 1 abstención en la Cámara baja.

Ahora, el proyecto será discutido en el Senado, donde los jefes de los dos bloques mayoritarios, Miguel Ángel Pichetto (PJ) y Luis Naidenoff (Cambiemos), anticiparon que la iniciativa tendría los votos necesarios para la sanción completa.

Opiniones encontradas
Una propuesta que dividió aguas intrapartidarias, al tiempo que generaba impensadas coincidencias, derivó en intensos enfrentamientos sociales.

Rubén Salcedo, médico organizador de las marchas “Salvemos las dos vidas”, comentó: “Las leyes no son eternas y pueden ser derogadas. Seguiremos luchando por salvar las dos vidas y haremos todo lo que sea necesario para hacer legalmente eso”.

Por su parte, Monseñor Torres difundió un comunicado del Episcopado en el que expresa: “La situación de las mujeres frente a un embarazo no esperado, la exposición a la pobreza, a la marginalidad social y la violencia de género, siguen sin tener respuesta. Simplemente se ha sumado otro trauma, el aborto”, y advirtió que esta decisión “nos duele como argentinos”.

La psicóloga Natalia Mateos, se declaró a favor “porque es un tema de salud pública. La verdad es que las mujeres se mueren haciéndose abortos clandestinos y, por lo tanto, el Estado se tiene que hacer cargo de esta situación”. Por otro lado, solicita que se aplique la ley de educación sexual integral en las escuelas desde niños; el acceso a los anticonceptivos como parte del plan integral de sexualidad. “No es matemos a los niños, como plantean los que se oponen”. Y concluyó: “Más allá de lo que opinemos, se hace. Los que pueden pagar lo hacen en un lugar divino, y es un negoción para los médicos y las clínicas; y quien tiene escasos recursos también pagan o van a curanderos”.

“No se puede revertir lo que la presión de una sociedad que necesita justicia social, impone”, advierte la ginecóloga Roxana Ferreyra. “La voluntad de la gente es innegable e imparable. Es deber de los legisladores escucharla”.
Si bien considera que el proyecto fue prolijamente revisado por las cuatro comisiones correspondientes, entiende que “la ley debería haber incluido un apartado por el cual se dejare en libertad de acción a los profesionales de formar parte de los equipos o no”.
Sin embargo, celebra “este primer paso necesario”, y prevé que esto impulsará otras leyes, como la de adopción, la aplicación real de la educación sexual integral. “Son cuestiones concatenadas que ha ido impulsando la sociedad”.
La profesional comprende a quienes se oponen al proyecto, y no descarta discusiones filosóficas o religiosas sobre las objeciones; pero sostiene que “hoy la discusión era ¿sacamos a la mujer de la marginalidad, de la clandestinidad? ¿las ponemos dentro de la ley y las protegemos? Me alegro profundamente que la respuesta haya sido positiva”.

Compartir en tu red social

Comentar esta nota