El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Día a día

Escribir para compartir la profundidad del alma

Publicado: por en la edición Día a día Sin comentarios

Hoy se celebra el día del escritor argentino, en conmemoración del nacimiento del polémico Leopoldo Lugones. En ese marco, conversamos con algunos autores de nuestra ciudad, quienes revelaron sus secretos a la hora de escribir.

Todos coincidieron en que se iniciaron en el oficio de muy pequeños, tal el caso de Frede Peralta: “Empecé a escribir cuando empecé a escribir, en la primaria, en segundo grado. Hacía las mejores composiciones de esa época”. En tanto Juan Manuel Bonino evoca: “Empecé siendo niño. En la escuela primaria tomé mi lapicera para escribir mi primer cuento. Mi maestro, Alfredo Nager, nos hacía despertar en la magia de las letras”, y Mary Quinteros admite que “ya desde muy chica le escribía al amor”.
Frede asume que redacta en cualquier momento, a cualquier hora y en cualquier lugar. Se siente feliz al hacerlo, y a su criterio, “escritor se nace y también se hace, porque cualquier persona que se empeñe puede serlo”.

En tanto Juan Manuel duda: “No sé si se nace o se hace; solo sé que es un despertar en un momento que te lleva a mirar un pasado, presente o futuro, que lleva recuerdos, amor, tristeza, alegría, los cuales compartís desde la profundidad del alma”.
Además, “la musa es quien permite que de nuestras manos salgan letras, palabras, pinturas, formas y tantas cosas más, que el silencio permite ver, oír, cantar, escuchar, soñar, imaginar cosas que en nuestro interior perduran”.
Si bien publicar suele resultar difícil, sostiene que los principiantes siempre encuentran quien los toma de la mano y los ayuda a conducirse. Reconoce y agradece a Darío Biasizzo como uno de ellos, que “viene de una fuente en donde la palabra siempre encontró libertad”.

A su turno, Mary confiesa que su proceso como escritora se potenció en el 2003, cuando comenzó “a darle verdadera importancia, ante la necesidad de rever una situación, de replantearme cosas y sentir un gran vacío dentro de mí”; aunque considera que es indistinto el dolor o la alegría como germen de inspiración.
Para ella, la palabra escrita es “la más maravillosa posibilidad que tengo de expresar lo que siento. Es desnudarme sin sentir vergüenza. Es manifestarme desde lo más insondable de mi ser”; y enfatiza que el secreto de un escritor es escribir mucho, superarse día a día, actualizarse y leer lo más que se pueda.

Darío Spadafore

Compartir en tu red social

Comentar esta nota