El Bamba.com | Las noticias de Villa Carlos Paz

Ediciones

Póker: Un deporte mental y de estrategia

Dialogamos con Pablo Tavitian, joven carlospacense que forma parte de los mejores del mundo en la disciplina.

poker_pablo_trevitianTiene 25 años y comenzó con el Póker a los 18. Siempre había visto el juego por televisión y era lo que más le gustaba. Cuando terminó el secundario, pudo ingresar al Casino de Villa Carlos Paz por primera vez, para empaparse un poco más de todo eso.
«Empecé a jugar una vez por semana para ver cómo era, al mismo tiempo estaba haciendo la carrera de Ingeniería en Sistemas. A los 21 decidí perfeccionarme en el juego, entonces abandoné la facultad y me entregué de lleno al Póker. Comencé a leer libros y manuales para interiorizarme de algunas estrategias de los mejores del mundo», expresó Pablo.
En la temporada de 2011 trabajó en un conocido resto-pub de la costanera «para juntar fondos y empezar a jugar, porque no daba que le pidiera plata a mi familia para eso. El primer torneo que gané fue en el Casino de Carlos Paz, me anoté con 50 pesos y me llevé 20.000. La mayoría de los partidos eran on-line y cuando gané uno, se empezaron a abrir muchas puertas para arrancar profesionalmente», comentó.
-¿Existe alguna federación?
-Sí. De hecho en Brasil, si bien están prohibidos los juegos de azar (slots y paños de casino), ellos consideran al Póker como un deporte; por eso es que junto con Holanda y otros países de Europa están peleando para que se lo reconozca.
-¿Se necesita de algún entrenamiento específico?
-Sí, es bastante complejo. Primero se debe aprender a dominar la mente para que en determinadas situaciones no te equivoques, porque eso después repercute en todo. Las competencias son maratones que duran 50 horas, distribuidas en cinco días, entonces cualquier error, te puede costar muchísimo. El físico también se ejercita, dado que el cuerpo tiene que soportar muchas horas sentado, más la tensión que uno le carga. Para todo eso tuve la gran suerte de conocer a la mejor entrenadora mental del país, que fue la couching de Boca Juniors, Andrea Fernández. Ella me ayudó a controlar lo emocional. Uno está peleando por plata y alrededor hay demasiado ruido de fichas, gente; entonces es fundamental contar con alguien como Andrea.
-¿Tu familia te acompaña?
-Sí, dependiendo el lugar donde tenga que competir, a veces me acompaña mi hermano, o mi mamá. Cuando me tocó viajar a Europa, me esperaron uno de mis hermanos que vive en España y mi papá. Sin la incondicionalidad de ellos, capaz que no llegaba tan lejos, porque obviamente repercute en la mente. Mi tío fue uno de los que me metió en esto. Gracias a Dios me siento muy orgulloso de lo que hice por el Póker.
-A eso sumarle el reconocimiento de la Municipalidad de Villa Carlos Paz, con el premio Falucho Laciar…
-Totalmente. Es la primera vez que una organización argentina reconoce al Póker como un deporte. Estos últimos años estuve luchando bastante para que en nuestro país se lo considere como tal, al igual que en otras partes del mundo.
Personalmente considero que todo deporte tiene algo de azar. Por eso mi idea es fomentarlo, sobre todo en mi ciudad.
Recibir este premio me puso muy contento, si bien no pude estar, el reconocimiento sirve para hacerle conocer a la gente que esto no es un simple juego de cartas.
-Hoy tenés 25 años y ésta fue la entrega 25…
-Mirá que casualidad, cosas del azar. Es que yo creo que el Póker es tan deporte como el Ajedrez. Hay situaciones que no cualquiera puede soportar. Si bien en Ajedrez es uno contra uno, y en el Póker es uno contra diez más cien atrás que están mirando y comentando, la presión es la misma.
-¿Es fácil de aprender?
-Sí; en cinco minutos ya sabés jugar. Son 52 cartas, con las que podés formar par simple, par doble, pierna, escalera color, full, póker y ya está; luego está la intuición de cada uno.
-¿Hay algún referente en nuestro país?
-En Argentina hay una elite de jugadores formada por los diez mejores y yo estoy dentro. En esto existe una sola regla básica: el que hace mejor las cosas, termina ganando. Hoy mi aspiración es estar en la elite internacional. Cuando empecé con esto quería ser como Nacho Barbero o Damián Salas, muy reconocidos en su momento. Llegó la oportunidad de enfrentarme ante ellos y ganarles; es un orgullo.
Por ejemplo, en 2013 se llevó a cabo el campeonato más importante denominado LPT (Latinoamerican Póker Tour), y tuve la suerte de tener a Nacho Barrera sentado a un costado de mi mesa. Quedábamos tres; él, el mejor jugador de Brasil y yo; resulté campeón.
-¿Estás escribiendo un libro?
-Sí, su título es «Poco a poco» y una de las frases que contiene, que si bien no es mía, es la que más gusta: «Cada quien ve el Póker según como lo practica. En una entrevista efectuada a Kasparov, maestro de Ajedrez, le preguntaron si era un juego o un deporte, y éste contestó: Según quien lo practique. Si es un aficionado, lo verá como un juego; si lo hace un maestro es un deporte; pero si lo practica un gran maestro, es un arte».
Si a esto lo llevamos al Póker, es igual.

-¿Un consejo para quien desee comenzar?
-Lo fundamental es visualizar el objetivo y no perderlo de vista. Por supuesto que en el camino se van a encontrar con quienes no estén de acuerdo y siempre digan que no; a esa gente hay que dejarla de lado, no escucharla. Todo aquel que sea positivo, hay que subirlo a la barca de uno, y continuar el viaje.
Por último, Pablo agradeció: «A mi familia, a quienes formaron parte en su momento para que llegue a ser quien soy actualmente, por supuesto al Casino de Villa Carlos Paz y Lotería de Córdoba».
Indudablemente un joven con mucha suerte, y una gran intuición…

Gabriela Natal

Compartir en tu red social

Comentar esta nota